Deberías hacerte un favor

Seguro que en algún momento te has dado cuenta de que tu forma de comportarte no te está haciendo ningún bien. Entonces, en ese mismo momento es cuando deberías hacerte un favor, y adoptar una actitud diferente que genere en ti un comportamiento radicalmente distinto.


Puedes pensar que eso es algo muy difícil, aunque cuando caigas en la cuenta de que depende absolutamente de ti, esa dificultad inicial comenzará a desaparecer.


La única persona responsable de tu comportamiento eres tú misma, por lo que echarle la culpa a los demás de lo que haces, y de cómo lo haces, además de sonar a excusa barata, es la parte victimista que va ligada a ese mismo comportamiento, porque aquí, quien únicamente puede cambiar la forma de enfrentarse a las situaciones eres tú.


De vez en cuando es bueno detenerse por un momento para analizar las cosas, y nuestra reacción ante ellas, con una perspectiva más amplia.


La causa fundamental que suele condicionar nuestro comportamiento es el temor a que nos saquen de nuestra zona de confort. Las cosas cambian continuamente, y eso, el cambio, es parte fundamental de la vida, por lo que tenemos que estar siempre preparados para cuando llegue, ya que no hay nada más improductivo y que desgaste tanto como resistirnos a él, porque, aunque al principio creas que podrás volver a lo que antes era, después sentirás que ese esfuerzo solamente te ha servido para debilitarte física y emocionalmente, al haber mantenido un comportamiento impropio a lo que ese cambio demandaba.


Si hay algo que supera la sensación de comodidad, es la satisfacción de hacer bien las cosas. Unas saldrán a la primera, otras con esfuerzos repetidos, aunque solamente podrán hacerlo, antes o después, mediante una adaptación y un comportamiento adecuado a cada situación, porque cuando se trata de crecer, las viejas rutinas y la búsqueda de atajos solamente nos lleva a perdernos en caminos de inadecuados comportamientos que lo único que pueden hacer es, además de alejarnos de nuestros objetivos, convertirnos en personas que restan continuamente y de las que casi nadie quiere tener a su alrededor. ¿Acaso tú lo estarías? Pues eso.


Cuando de algún modo te encuentres comportándote de una forma negativa hazte un favor, aléjate de ese camino y decide cuanto antes entre adaptarte y ponerte en marcha aceptando las nuevas condiciones, o hacer un cambio en tu vida. Hazlo por ti. Te lo agradecerás.




José Lorenzo Moreno López


©jlml2022





Imagen: unsplash

454 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo