La fórmula de los sueños

El principio de un nuevo año es el momento que solemos elegir para soñar con todas aquellas cosas que, en principio, estamos dispuestos a conseguir durante el mismo, algo que está muy bien, aunque lo estaría mucho más si tuviésemos un poquito en cuenta que para que todo eso se cumpla debemos de ser capaces de aplicar a la fórmula, (Propósitos + Sueños), los elementos que tienen en su poder la capacidad de hacer que todo lo anterior pueda hacerse realidad: Los detalles.


Pues si, los detalles. Esos elementos aburridos de gestionar y que muchas veces debemos de convertir en hábitos para que aporten el verdadero valor que llevan dentro y que son los que tienen la capacidad de mantener activos los sueños en nuestra mente.


Cuando nos olvidamos de gestionar los detalles, el victimismo y la mediocridad ocupan su lugar en nuestra mente, y lo que antes era un sueño y un propósito importante, se convierte en una frustración al hacernos pensar que no seremos capaces de conseguirlo. La frustración no existe en éste caso. Lo único que sucede es que dejamos de darle a los detalles la importancia que merecen. Y es que, nunca deberíamos olvidar que, el resultado de nuestra Vida no es más que la suma de todos y cada uno de los detalles, los momentos, y los instantes, que componen la misma.


Para gestionar bien los detalles debemos darle la importancia que se merecen. Fundamental también será elegir los que deberemos llevar en primera persona, esos que por responsabilidad nos pertenecen, e importante también será saber cuales de ellos podemos, y debemos delegar. Eso si, cuando deleguemos algunos detalles debemos de hacer dos cosas: La primera conocer la importancia de los mismos, y lo segundo, dar el valor necesario a las personas que tendrán la responsabilidad de gestionarlos, y sobre todo, confiar y creer en ellas.


"Un propósito sin determinación se queda en nada.

Un sueño sin acción tan sólo es imaginación"


Quienes han conseguido alcanzar un sueño han sido aquellas personas que han sabido concretar y gestionar todos los detalles que los componen, asumiendo toda su responsabilidad sobre los mismos, dándole toda la importancia que se merecen.


Tengamos propósitos importantes. Soñemos en grande. Visualicemos la importancia que tendrán una vez convertidos en realidad, y justo después planifiquemos la gestión de todos los detalles que los compondrán, sabiendo que todos serán importantes en el resultado final.


Entonces será cuando la fórmula, (Propósitos + Deseos + Detalles), multiplicada por altas cantidades de entusiasmo y actitud, estará preparada para ofrecernos los mejores resultados posibles. Esos que sin duda estamos suficientemente preparados para alcanzar durante este nuevo año que acaba de comenzar, y todos los que aún están por llegar.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2022





Imagen: unsplash

334 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo