Por mucho que se empeñen

Por mucho que se empeñen algunas situaciones, y algunos momentos, intentando confundirnos, ninguna de ellas, buena o mala, es para siempre.


La vida es un cambio continuo, y si no somos capaces de verlo simplemente es porque la rutina nos ha vendado los ojos, o porque la resignación se ha instalado en nosotros. Por eso, ese cambio inevitablemente también se aplica al momento actual, por lo que las cosas que ahora son como son, en breve serán totalmente diferentes, algo que nos invita a estar en alerta continua y preparados para obrar de manera responsable y adecuada.


Cuando las cosas transcurran de manera positiva, toma nota de lo que está ocurriendo para que así sea, y aprovecha la situación para intentar alargarla lo máximo posible aplicando acciones que puedan hacer que esas mismas cosas puedan llegar a ser todavía mucho mejores.


Si, por el contrario, la vida marcha por cauces no tan positivos como te gustaría, este mismo momento es el ideal para comenzar a cambiar esa situación que te incomoda. Sea como sea, el cambio llegará, por lo que ir con él de la mano es una decisión mucho más inteligente, y todo para que pueda llegar a ser tan positivo, valioso y pleno de sentido para ti.


Dejando que el cambio haga su trabajo por su cuenta seguramente el resultado no te gustará tanto. Un resultado que al final, para lo bueno y para lo malo, también tendrás que gestionar tú por muy de perfil que te pongas intentando pasar inadvertido. Y es que la vida es una toma de decisiones continua, y las que no se toman, también forman parte de ellas.


La vida es una sucesión de “ahoras” continuo, por lo que, como son las cosas en este momento es algo absolutamente puntual. Por eso mismo, si este ahora es bueno disfrutémoslo al máximo e intentemos reforzarlo para, desde el presente, ir creando las mejores condiciones posibles con el objetivo de que cualquier cambio, cuando vaya llegando, que llegará sin duda, nos encuentre absolutamente preparados.


Fáciles o difíciles, en un porcentaje muy alto, las situaciones las hacemos nosotros mismos a través de nuestra actitud. No se trata de no hacer nada, al revés, se trata de hacerlas de manera sencilla y natural, aceptando lo que es, relativizando bastante todo aquello que no está en nuestra mano cambiar, y aplicando grandes dosis de determinación a todas las que, si dependen de nosotros, y que cuando nos paramos a pensar, descubrimos que también son bastantes.


Hoy, este momento, este ahora, es algo absolutamente temporal, porque el tiempo, inexorablemente, hará que pase. Sácale todo el partido que puedas dando el máximo de ti, y con mucho agradecimiento, y sin nada de resignación, sigue hacia adelante. Si es bueno, pasará, si no lo es tanto, también lo hará. Quédate con todo aquello que te permita ser un poquito mejor ahora, y siempre.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2022





Imagen: unsplash

399 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo