Satisfacción vs Compromiso

Una de las principales labores de un líder es la de tener equipos de trabajo lo mas comprometidos posible, aunque, ¿el compromiso se pide, o el compromiso se genera?. Indudablemente, el compromiso es una semilla que hay que sembrar para después regar día a día.


Hasta no hace mucho, las empresas buscaban el compromiso a través de "estímulos" económicos, o como se le ha denominado siempre "terrenalmente", usando la técnica del palo y la zanahoria.


He podido leer muchos estudios acerca de esta técnica y todos llegan a la conclusión de que a corto plazo puede servir, pero a largo plazo es contraproducente, ya que las personas pierden todo el interés cuando no hay recompensa de por medio, por no hablar de la diferencia de atención a la hora de prestar su servicio, mientras hay un estimulo o deja de haberlo.


No seré yo el primero al que le amargue un dulce, y que nosotros y nuestros equipos estamos aquí para conseguir algo a cambio, fundamentalmente una retribución económica, aunque cuando las necesidades básicas de las que hablaba Maslow están satisfechas, las personas buscamos otro tipo de reconocimiento.


También hay que tener en cuenta que utilizando la recompensa como elemento motivador, estamos premiando a unos y desmotivando a otros que tal vez hayan hecho el mismo esfuerzo y que por diferentes circunstancias su buena labor no se traduzca en resultados positivos.


Por otra parte podemos ver en los casos en que colgamos una zanahoria, que la mal llamada en éste caso creatividad se desborda, y se buscan más soluciones para conseguir los objetivos. Ahora bien, una pregunta, no sería cierto y evidente que si un equipo o unas personas son capaces de conseguir algo en un momento determinado, ¿por qué no son capaces de hacerlo siempre?


Aquí es donde entra en juego el debate entre equipos satisfechos y comprometidos. Y aún más, entre líderes generadores de satisfacciones pasajeras, traducido al lenguaje terrenal quiere decir pan para hoy y hambre para mañana, o líderes generadores de compromiso permanente.


Un líder real que genera compromiso es el que entiende y está de acuerdo con el proyecto de su empresa, y va más allá, ya que además de hacerlo suyo, lo transmite a sus colaboradores para ir de la mano en la búsqueda de la consecución de los objetivos planteados por la empresa y por si mismo, ya que esos intereses son mutuos.


Compromiso lo generamos cuando permitimos a nuestros colaboradores aportar ideas. Cuando les preguntamos como están, como se sienten, que piensan que necesitan para crecer, y cuando nosotros mismos somos los que creemos en ellos y estamos dispuestos a ayudarles a desarrollar sus talentos.


En definitiva, la generación de compromiso pasa por tener una comunicación más emocional con las personas para que vivan, sientan y hagan suyos los intereses de la empresa, y así, esas mismo orgullo de pertenencia a la organización les hará participes 100% en el vivir y en el sentir diario de la compañía, ya que se sentirán parte importante de la misma.


Una persona comprometida hará lo que haga falta para conseguir los objetivos, mientras que una persona satisfecha lo hará solamente mientras tenga la zanahoria delante de sus ojos.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2021






Imagen: unsplash



387 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo