top of page

Deja de llamar al mal tiempo

¿Alguna vez alguien te ha dicho, “no llames al mal tiempo”? Si no lo has escuchado nunca, permíteme que sea yo quien te lo diga, porque cuando conectamos cualquier tipo de queja con cierta actitud negativa, todo eso de lo que nos estamos quejando, en muchísimas ocasiones por adelantado y sin que después llegue a ocurrir nunca, se queda a vivir con nosotros durante una larga temporada.


En cambio, algo mucho más positivo es dejar de rebozarnos en todo lo que creemos que está mal, porque algunas de esas cosas tan solo son una percepción nuestra, y buscar diferentes alternativas mucho más positivas, que a través de acciones concretas nos permitan revertir la situación, algo que hará que de manera inmediata la queja se convierta en oportunidad.


Aquellas personas que siempre suelen tener una actitud negativa, lo único que consiguen con ello es vivir a la defensiva y bajo el techo de la pesadumbre, ya que en ese lugar es en el que la quejas se sienten cómodas y se mueven a sus anchas.


En cambio, aquellas otras personas cuyo objetivo es aprovechar la vida al máximo, optan por estrategias mucho más positivas, ya que saben que ellas les impulsaran siempre hacia adelante, con el crecimiento y desarrollo que eso conlleva, y de lo cual se aprovechan continuamente.


Es cierto que como tentadoras las quejas lo son bastante, ya que de manera continua nos están cortejando para que hagamos de ellas un hábito más en nuestras vidas. Por eso, cuando alguna vez sintamos la imperiosa necesidad de quejarnos por algo, debemos preguntarnos que nos aportará realmente el hacerlo. Al final, si una situación puede mejorarse, quejarnos tan solo nos hará desperdiciar un tiempo precioso, por lo que, si lo piensas bien, tiene mucho más sentido ponernos en marcha para comenzar a cambiarla lo antes posible.


Las quejas llevan implícitas grandes dosis de pereza, porque seguro que quien proclama alguna, en el fondo lo que le gustaría es que la cosa fuese mejor, lo que pasa es que apela a ellas como si con eso fuese suficiente, en lugar de hacer algo más positivo al respecto no vaya a ser que eso requiera algo de esfuerzo y compromiso. Y es que, en la mayoría de las ocasiones, esfuerzo, compromiso, responsabilidad, determinación y constancia, son más que suficiente para revertir una situación y marcar una diferencia positiva respecto a todo aquello que continuamente nos está enviando invitaciones con la intención de que acudamos a la fiesta de la queja.


Las quejas solamente pueden hacer que una situación empeore todavía más, por lo que, si no queremos que eso ocurra, nunca debemos aceptar la invitación para ser sus embajadores, y mucho menos adelantarnos a posibles acontecimientos negativos llamando continuamente al mal tiempo.


Siempre será mucho mejor mantenernos alejados de ese triste modo de vida y adoptar una buena actitud positiva, la cual inmediatamente hará que nuestros pensamientos sean los que nos aporten la creatividad que necesitamos para impulsar nuestras acciones hacia resultados muchísimo más soleados.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2022





Imagen: unsplash

465 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page