Escuchar y comprender

Hay una herramienta que todos tenemos a nuestro alcance y que nos permitirá mejorar cualquier situación. Son dos palabras con un nombre muy normal, aunque su impacto es tremendamente poderoso. Se trata, ni más, ni menos, que de la “escucha activa”.


Si no estas de acuerdo con otra persona, lo más inteligente que puedes hacer es escucharle. No me refiero a mirarle mientras estás absorto en tus propios pensamientos, si no escucharle de verdad. Parece simple y no lo es, porque hace falta tener mucha voluntad para hacerlo, sobre todo cuando en esas ocasiones lo que el cuerpo nos pide es bombardear con argumentos. Sin embargo, en lugar de hablar, escucha. Eso te permitirá comprender primero, algo realmente fundamental para, a continuación, poder exponer cualquier otro tipo de razonamiento.


Los mejores argumentos no son los que tenemos preparados de antemano, sino aquellos que reforzamos, o descubrimos, cuando hemos sido capaces de escuchar y comprender todo lo que los demás también están en el derecho de aportar.


Escuchar no significa aceptar, aunque resulta muy elegante el hecho de rebatir unos argumentos después de haberlos escuchados. Y más elegante aún resulta el mantener la posición sin ceder un ápice cuando antes hemos adoptado una actitud de escucha y atención plena. Solo por el mero hecho de escuchar, cualquier situación mejora notablemente.


Si hay algo que motiva a las personas es el hecho de sentirse escuchadas. Es la forma que tiene la comprensión de vencer a la imposición. Si una idea es impuesta, el resultado de la misma será escaso. Si, por el contrario, es comprendida, los resultados positivos se alargaran en el tiempo.


Escuchar no asegura estar siempre de acuerdo, lo que si asegura es el aumento del nivel de implicación y compromiso que obtendremos por parte de nuestros interlocutores, porque de ese modo, todos las partes se sentirán importantes, y la sensación de respeto fluirá en ambas direcciones.


Tener la fuerza de voluntad necesaria para escuchar, haciendo un esfuerzo real por comprender, nos permitirá mejorar aquellas cosas que necesitan hacerlo, y reforzar todo lo que funciona de manera correcta.


Y lo mejor de todo es que no lo haremos solos, sino que, por haber escuchado primero, contaremos con el apoyo, la credibilidad y el respeto de quienes nos acompañen en el trayecto hacia nuestros objetivos.


Unos objetivos que de esa forma serán realmente compartidos.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2021




Imagen: unsplash.com

841 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo