Los planes y el entusiasmo son una pareja excelente

Cuando estamos diseñando un plan de acción, debemos de ser conscientes de que una vez realizado, tan solo habremos completado la mitad de la tarea.

La otra, y también fundamental, es ponerlo en marcha, y para eso necesitamos tener el entusiasmo suficiente para que así sea.


Lo mas normal es que el entusiasmo en estos casos venga a continuación de haber diseñado el plan, porque cuando creamos algo, nos estamos generando la motivación necesaria para continuar adelante, aunque también, y en contraposición, debemos de ser conscientes de que los cajones están llenos de excelentes ideas que no han sido puestas en marcha por no haber tenido la energía suficiente para llevarlas a cabo.


Por eso es importante que cuando pensemos que vamos a hacer, tengamos también claro el cómo lo vamos a hacer, porque llegar al Éxito cumpliendo nuestros objetivos depende muy mucho de la relación estrecha que mantengan las ideas, los planes, con la energía, el entusiasmo.


Una Idea sin su puesta en marcha no vale para nada. El Entusiasmo sin control, ya me diréis...Como diría aquel, no hay nada peor que un ignorante muy motivado...

Por eso, antes de sentarnos a desarrollar un Plan, tengamos en cuenta por un momento, que inmediatamente después de haberlo diseñado deberemos darle vida.

Dediquemos tiempo al "qué", y también al "cómo", y una vez los tengamos bien definidos, todas nuestras sinergias comenzarán a trabajar a nuestro favor, convirtiendo a los Planes y al Entusiasmo, en una relación absolutamente triunfadora.




José Lorenzo Moreno López


©jlml2021





Imagen: unsplash

631 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo