Salen muy baratos

Si me lo permites, voy a realizarte una pregunta que no se si te has hecho en alguna ocasión. ¿Cómo se construye un logro?


Un logro se construye a través de muchísimas cosas, y todas con un denominador común, esfuerzo. Un esfuerzo en forma de superar algún que otro inconveniente, de momentos de frustración, de problemas que a primera vista son difícil de afrontar, de invertir mucha perseverancia, de una gran cantidad de fuerza de voluntad, de cuestionarnos continuamente, de desafiarnos a pensar en positivo, de momentos dedicados exclusivamente a la creatividad, y de muchas otras cosas más demandando siempre de nosotros nuestra mejor versión. Un trabajo realmente particular y prácticamente artesanal.


Todas esas cosas son vistas por muchas personas como complicadas, molestas o fastidiosas, por lo que evitan hacerlas sin ser conscientes en muchos casos de que, de esa forma, renuncian a conseguir cualquier tipo de logro. En cambio, afortunadamente, hay muchísimas más que lo entienden desde el minuto uno, y se ponen manos a la obra convencidas de que el esfuerzo por alcanzar un logro siempre merece la pena, y también la alegría, realizarlo.


Ahora te pregunto, ¿En alguna ocasión has preferido dejar de conseguir algo por la inversión que eso necesitaba a cambio? Si la respuesta es positiva, tal vez fue porque no visualizaste bien el valor del resultado final, lo que te llevó a perder algo extraordinario simplemente por focalizarte por completo en el esfuerzo que tendrías que realizar para conseguirlo, sin tener para nada en cuenta la magnífica recompensaba que conllevaba el mismo.


Algo que tienes que tener meridianamente claro es que cuando te fijes un objetivo y decidas convertirlo en logro, vas a encontrar problemas en el camino, principalmente porque no hay nada en la vida que esté exento de ellos. ¿A partir de ahí que pasa? Pues absolutamente nada, porque todos tenemos múltiples herramientas para afrontarlos en forma de experiencia, habilidades y actitudes personales para afrontarlos y superarlos.


Por eso, si lo piensas bien, los logros salen muy baratos. Ahora solo se trata de elevar nuestras expectativas, y de emplear algo tan valioso como es nuestro propio tiempo en cosas que aporten verdadero valor a nuestra vida, porque todo lo que conseguiremos a cambio siempre será mayor que aquello que previamente hayamos tenido que invertir.


Y es que, pocas cosas tan baratas, dan tan grandes beneficios. Los logros son así de generosos.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2022





Foto de Towfiqu barbhuiya en Unsplash


244 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo