top of page

Una pareja imbatible

El deseo y la paciencia pueden llegar a formar una pareja imbatible siempre que seamos capaces de aprovechar todas sus sinergias.


Cuando las ponemos a trabajar de manera conjunta, estamos dando el primer paso que nos llevará a conseguir todo aquello que nos propongamos, porque el deseo es la energía, en forma de entusiasmo, que nos pone en marcha, y la paciencia es la que evita que tiremos la toalla antes de tiempo.


El deseo suele ser muy inmaduro, y siempre quiere conseguir todo a la primera, algo que no siempre es posible, por eso necesita tener a la paciencia cerca, para que con su madurez y cordura gestione todos y cada uno de los esfuerzos que se necesitan invertir para llegar hasta el final.


Si nos fijamos bien, descubriremos que las mejores realizaciones son de quienes tienen deseo y determinación para comenzar, y paciencia para esperar. Por eso, tenerlos en nuestro equipo para que juntos aporten lo mejor de ambos, es una decisión excelente.



José Lorenzo Moreno López


©jlml2020




314 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page