top of page

¿Te apuntas a una vida proactiva?

La Vida es una experiencia única. Eso mismo es lo que tendría que servirnos como motivo principal para marcarnos el objetivo de disfrutarla en primera persona, viviendo y aprovechando al máximo cada uno de los instantes que la componen.


Para ello, la mejor opción es adoptar como filosofía de vida una actitud proactiva, la cual nos permitirá definir claramente nuestras acciones. De ese modo, seremos responsables de las mismas, y por tanto estaremos preparados para asumir todas sus consecuencias.


La otra opción sería vivir desde la reactividad, algo que nos aportaría grandes dosis de energía negativa, nuestra y de los demás, ya que nos pasaríamos el día a merced de cualquier situación que se pudiese presentar.


Cuando decidimos tener una actitud proactiva ante la vida, nos ponemos al mando de la misma, y le damos sentido a todo aquello que nos proponemos, ya que, al ser nosotros quienes elegimos como queremos vivir, enfocamos toda nuestra energía en hacerlo realidad.


Por el contrario, una actitud reactiva, nos convertiría directamente en fabricantes de excusas, ya que continuamente tendríamos que estar justificándonos ante cualquier situación. Y si hay algo más contrario a una vida de realización, es una existencia victimista.


Tener una actitud proactiva conlleva vivir lejos de la comodidad, y una responsabilidad que no está al alcance de todo el mundo, fundamentalmente pensando en “el que dirán”. Y es que, en estos tiempos que vivimos, las personas proactivas no son las que mejor vistas están, ya que ir un paso por delante molesta a todos esos “cenizos reactivos” cuya única meta en la vida es pasar un día más. Sin embargo, si dejamos a un lado la opinión de quienes no aportan ningún tipo de valor a nuestra vida, y optamos por ir más allá del simple hecho de “sobrevivir”, estaremos dotando a nuestra vida de un sentido pleno y positivo.


Vivir y disfrutar al máximo de cada momento es una opción excelente, siempre y cuando no nos conformemos con eso, y tengamos en cuenta que después de ese vendrá otro. De esa forma, todas las oportunidades con las que nos encontremos, serán las que se encargarán de poner a nuestra disposición muchas más. Oportunidades que con una actitud reactiva no seríamos capaces de ver, ya que ese tiempo lo estaríamos malgastando en intentar solucionar algún asunto que, por comodidad, no fuimos capaces de prevenir en su momento.


En cada persona reside un tesoro único e inigualable, en forma de originalidad. Aprovechemos ese gran valor para, con una actitud proactiva clara y constante, ponernos a los mandos de nuestra Vida, disfrutar al máximo de esta experiencia extraordinaria, y dejar un rastro positivo verdaderamente inolvidable.


José Lorenzo Moreno López


©jlml2020





Imagen: unsplash

648 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page